Home> Tradiciones> Sanadores

Sanadores

Compártelo con tus amigos en:

En nuestra escuela estamos convencidos de que:

Creemos que la sanación y la herida son una sola cosa. Nadie se hace sanador sin haber sido herido antes.  Nadie se hace sanador sin haber sido tocado, fastidiado, herido, llamado por el lado áspero de la vida. Nadie se hace sanador si antes no ha visto, saludado y cosido su propia sombra a su talón. Nadie se hace sanador si antes no ha sentido el frío, la soledad y la derrota y se ha sentido tan pequeño que ha tenido que abandonarse a la gracia.

La Sanación es para nosotros la imagen que alumbra la esencia del camino de espiritual:


Ajustarse es sanar,
Desnudar nuestra verdad es sanar, 
Entrar en resonancia con el Alma es sanar,
Tener un camino con corazón es sanar,
Hacer las metamorfosis del espíritu es sanar.
Amar hasta el colmo de la entrega es sanar.
Darle un orden al amor es sanar.
Sabernos mortales es sanar,
Renunciar al pasado y al futuro es sanar,
Dejar de traicionarnos a nosotros mismos es sanar,
Rendirnos a un propósito más alto es sanar,
Despertar es sanar,
Sabernos parte del todo es sanar,

Hacernos uno integrando las 4 direcciones y los 4 vientos es sanar.

“Y nadie sana, sobre todo, sino asume con amor la cruz de estar pendido entre el cielo y la tierra”.

Quirón el sanador herido:

Quirón el sanador herido

Quirón es hijo de Cronos y la oceánida Fílira. El primero es el temido titán que encarna la cualidad ineludible del tiempo y la era que devora todas las existencias mortales. La segunda es una ninfa, hija de Océano, la encarnación de todos los mares. Hijo del tiempo y del agua, este Sanador de sanadores, reúne en su existencia la doble condición que subyace a todo camino de Transformación: estar sujeto a la muerte y la resurrección por un lado; y ser un material dúctil y receptivo que recibe las formas de la vida por el otro.


Quirón es hijo de la pasión de Cronos quien se transformó en caballó para que su esposa Rea no lo descubriera. Cuando Fílira da a luz a Quirón, descubre que es un centauro: tiene una bella y divina figura humana del ombligo hacia arriba, mientras su tren inferior es el de un caballo. Y así se vuelve la morfología de todos los sanadores: mitad ángeles, mitad animales; mitad hombres, mitad bestias; una parte anhela lo más profundo y perenne del cielo, mientras la otro la ata ciegamente a la animalidad de la tierra.

Nadie se hace sanador sin su ángel, pero nadie se hace sanador sin su animal. Y nadie sana, sobre todo, sino asume con amor la cruz de estar pendido entre el cielo y la tierra.
Su nombre es un derivado de χείρ "mano" y podría traducirse por "hábil con las manos". Está relacionado con el término médico χειρουργός "cirujano, que trabaja con las manos".

Quirón sabe que el hombre “se condena por la boca y se salva por las manos” como dice Jorgito. También es consciente de que el corazón esta justo en el medio entre su cabeza y sus manos. Por eso trabaja y trabaja con unas manos que siempre se nutren de su arraigo en el corazón.


La leyenda dice que Hércules le disparó accidentalmente una flecha envenenada con la sangre de la Hidra en el transcurso de una lucha con los centauros, que huían hacia la morada de Quirón. Éste contrajo una dolorosa herida incurable. Fue buscando la cura que inventó la medicina. Y fue recuperando su mortalidad que hizo que el hombre se hiciera inmortal. El sanador nunca se libera de su herida, esta es su motor, su compasión, su humanidad. El sanador se entrega a la muerte para defender la vida.


El sanador sabe que es incurable pero salvable. Su salvación está en perderse, su gran premio esta en darse. La enfermedad no radica en la herida, sino en perder el alma y el camino. La enfermedad es este sueño profundo, deapegos y aversiones, donde sacrificamos nuestro lugar en el cosmos, para refugiarnos en el patético rincón de un ego condenado a disolverse en la nada, como las lágrimas entre la lluvia.

 

El Chamanismo

“Las palabras “muchos son los llamados, pero pocos los elegidos” son singularmente apropiadas aquí, ya que el desarrollo de la personalidad desde el estado germinal hasta la consciencia plena es al mismo tiempo un carisma y una maldición, porque su primer fruto es el percatarse de la ineludible segregación del individuo de la manda indiferenciada e inconsciente”.

Carl Gustav Jung

“Se me ha hecho el reproche de que ha .deificado el alma.. No he sido yo, ha sido el mismo Dios quien la ha deificado. No he sido yo quien ha atribuido al alma una función religiosa; lo que he hecho ha sido demostrar con ejemplos
que el alma es naturaliter religiosa, es decir, que posee una función religiosa; una función que yo no he interpretado ni metido dentro del alma, sino que se produce espontáneamente sin ser inducida a ello por opiniones o sugestiones de clase alguna.

Estos teólogos, a causa de un deslumbramiento realmente trágico, no ven que no se trata de demostrar la existencia de la luz, sino de que existen ciegos que ignoran que sus ojos puedan percibir algo. Se debiera tener en cuenta que no sirve de nada ensalzar y predicar la luz si nadie puede ver; más bien sería necesario enseñar al ser humano el arte de ver.

Es una cosa patente que hay demasiadas personas incapaces de establecer una relación entre las imágenes sagradas y su propia alma. Esto significa que no pueden ver cómo y hasta qué punto dormitan en su propio inconsciente las correspondientes imágenes. Para posibilitar esta visión interior se tiene que despejar el camino que conduce a poder ver. Y, francamente, ignoro cómo se podrá lograr esto sin ayuda de la psicología, es decir, sin entrar en contacto con el alma”.

Carl Gustav Jung

Extractos de “La locura lo cura”

“Si decido ser terapeuta, aunque tenga la intención de ser el portador de la salud, más bien yo porto la estafeta de la enfermedad. Solamente la enfermedad puede llevar a la curación; lo demás son disculpas o intelectualizaciones. Uno solo puede ayudar cuando se reconoce enfermo”.

“Los terapeutas deben comenzar reconociendo su enfermedad. A mí, lo que me llevó  a ser terapeuta fue mi enfermedad”.

“Los terapeutas se la pasan negando su persona y queriendo ser terapeutas, pero lo cierto es que terapeuta es igual a persona”.

“Los terapeutas , primero que cualquier otra cosa necesitan ser pacientes”.

“Quién se entretiene con los síntomas  no hace sino rebuscar y neurótizar la enfermedad.

“No creo en la psicoterapia breve; para mí eso es el Mac Donald´s de la psicología profunda”.

“La mejor medida de un tratamiento se halla en la capacidad que ha adquirido el terapeuta para la introspección y en su transparencia como persona”.

“Vivimos en una sociedad enferma. Basta considerar dos síntomas: la insatisfacción y la incapacidad para vivir en paz”.

“Estamos en la época del derrocamiento de lo paternal, de la caída de la figura autoritaria y del miedo que su ausencia nos produce”.

“No puede hablar de ninguna enfermedad quien carece de capacidad de dudar de lo que mas quiere y de lo que mas estabilidad le da”.

“Lo que más atemoriza al ser humano es caer en una crisis, porque la crisis pone de manifiesto lo que está irresuelto: la dependencia, la necesidad, la carencia… Pero no se puede resolver nada profundo si no es a través de una crisis, porque los elementos de la curación están en la crisis”.

“La diferencia entre terapeuta y paciente es que le primero reconoce su enfermedad, se sabe enfermo y no se opone a su continuo caminar, mientras que el segundo se niega a sí mismo, quiere quitarse la enfermedad y alberga la fantasía de que un  tratamiento le sirva para no estar enfermo. La mayor lucha del terapeuta consiste en enseñar al paciente que siempre le sucederán cosas y que la mejor actitud ante la vida es la que impulsa a trascender el sufrimiento y la enfermedad, la que entiende que estos no acabarán hasta el día en que uno muera. Se trata más  de fortificar la actitud  ante la vida que de resolverla; aunque hay cosas que no podemos cambiar; siempre podemos cambiar nuestra actitud ante ellas. Esto se llama aceptación. Únicamente con la aceptación se acaban los porqués”.

“La búsqueda de uno mismo no debe tener como objetivo la “salud”, sino la transformación del propio camino en meta”.

“Uno de los valores que hay que recuperar es la honestidad. Aquí quien no se aclara se repite”.

Memo Borja (fragmentos de un sanador herido):

 
Memo Borja

 

Click en la foto para leer el texto

Pachita chamana mexicana

 

Videos

;

 TALLER DEL MES

Inscripciones Abiertas

mes

LIBRERIA VIRTUAL

TRANSFORMACION HUMANA

libreria

GALERIA


ALIADOS

Asociacion colombiana de terapia Gestalt
 
Sitio oficial de la fundación de Claudio Naranjo Gestalt
 
Página oficial Claudio Naranjo Gestalt
 
Lingimicha Institute
 
mojodoctors
 
mojodoctors
 

 
 
Facebook @TransfomaciónHumana you tube Blog @Transfomación Humana